El costo de la materia prima suele ocupar un importante lugar en el total del gasto de la compañía. En la industria suele estar entre el 40/60% del valor de venta del producto final. Por este motivo una reducción en el costo de la materia prima genera un fuerte impacto en los resultados. En el ejemplo de abajo (ver cuadro de abajo) se puede observar que para conseguir una mejora del 32% en la utilidad alcanza con bajar los costos de la materia prima un 4%. Para obtener los mismos resultados, el esfuerzo en la reducción de mano de obra o costos logísticos debe ser mayor. Incluso se necesita incrementar la venta un 40% para alcanzar exactamente la misma utilidad que alcanzarías reduciendo la materia prima un 4%. Si nos trasladamos a otros negocios (ej. supermercados minoristas o mayoristas), el papel del comprador es aún más protagónico.